del Riego - LE PASTEL

    EL PINTOR   EXPOSICIONES   CURSOS   EL PASTEL   CRITICA   GALERIA   ENLACES   CONTACTO    

EL PASTEL

Los pasteles secos están elaborados con una base de tierras pulverizadas, adquiriendo su color de una serie de pigmentos, que mezclados con mínimas cantidades de aceite, agua y una sustancia gelatinosa (que hace el papel de aglutinante), son aglomeradas y compactadas en forma de bastoncitos sólidos, con los que se pinta directamente o con la ayuda de los dedos (de ahí el nombre de pintura seca).

 Los pigmentos empleados son los mismos que sirven de base a la pintura al óleo. Por lo tanto el nivel de resistencia a la luz es el mismo. Sin embargo, en los colores al pastel el pigmento está en mucha mayor proporción respecto a los aglutinantes que en el óleo y el resto de las técnicas. De ahí la vitalidad, la frescura, la riqueza del color característicos del pastel y que ninguna otra técnica puede igualar.  Pintar al pastel es lo más parecido a pintar con pigmentos puros.

 La pintura al pastel se conserva perfectamente. No se estropea con el calor y aunque sensible a la luz –como toda la pintura- su nivel de resistencia al sol no es menor que el del óleo. El pastel, es cierto, como toda técnica sobre papel o cartón (acuarela, dibujo, grabado, fotografía...) requiere la protección de un cristal. Esto se convierte a la larga en una gran ventaja: al estar la pintura protegida del aire, jamás veremos un pastel ennegrecido por la contaminación del aire y el polvo. Además, al no contener en su composición aceites orgánicos, como el óleo, no sufre los procesos químicos de oxidación causantes en parte del ennegrecimiento de otros tipos de pintura, ni está sometido al cuarteamiento.

 Por eso un cuadro al pastel conserva la misma frescura a lo largo de los siglos. El monumental retrato de Madame Pompadour (obra de Quentin de La Tour, en el Museo del Louvre) mantiene, tras más de doscientos cincuenta años, toda su riqueza cromática.

 Los primeros pasteles conocidos son del siglo XV. A partir de entonces, desde Leonardo hasta Degas, Monet, Renoir o Picaso, pintores de los últimos cinco siglos han utilizado el pastel como forma de expresión pictórica.

 



VOLVER ARRIBA